ASESORES EN FORMACIÓN, ENTRENAMIENTO DE EQUIPOS PARA LA EMERGENCIA Y ORGANIZACIÓN DE SIMULACROS.

CURSOS INTENSIVOS EN EVACUACIÓN Y SALVAMENTO, FORMACIÓN DE BRIGADAS CONTRA EL FUEGO, BRIGADISTAS INDUSTRIALES Y BOMBEROS DE PLANTA. SEGURIDAD Y RESCATE EN ESPACIOS CONFINADOS, PRIMEROS AUXILIOS Y FORMACIÓN DE SOCORRISTAS.


- Estudio y diseño de la Protección Humana y Evacuación bajo estándares del código NFPA 101.

- Evaluaciones e inspecciones de Seguridad contra Incendios.

- Estudios sobre los sistemas de Seguridad Pasiva y adecuaciones.

- Formación de Brigadas de Emergencia (incendio, evacuación, primeros auxilios, técnicas) bajo estándares de los códigos NFPA.

- Capacitación y entrenamiento de campo en el uso de sistemas contra incendios (extintores, mangueras, etc.).

- Cursos Técnicos de Higiene, Seguridad Laboral y Medicina Industrial

- Auditorías técnicas bajo ISO 14001 Y OSHA 18001.

- Instalaciones de protección contra incendios, mantenimiento y optimizaciones bajo estándares de los códigos NFPA.

- Primeros Auxilios, Socorrismo y Rescate.

- Seguridad en Espacios Confinados, Trabajos en Altura y Obras Industriales.

CONTACTO:
fuegonetargentina@gmail.com
carlosleston@yahoo.com.ar



martes, 29 de enero de 2013


CONGRESO ARGENTINO DEL BICENTENARIO sobre SEGURIDAD, SALUD OCUPACIONAL, RECURSOS HUMANOS, MEDIO AMBIENTE Y COMUNIDAD

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 19 al 21 de Abril del 2010

TRABAJO TÉCNICO: ANALISIS Y GESTION DE RIESGOS EN TRABAJOS QUE INVOLUCREN EL MANEJO DE ANIMALES


INTRODUCCION

El análisis de los riesgos laborales a los cuales los trabajadores de  una determinada actividad están expuestos, es una herramienta indispensable para llevar a cabo una adecuada gestión de esos riesgos. Normalmente suelen existir modelos más o menos parecidos de aplicación, pero cuando los profesionales de seguridad e higiene debemos analizar los riesgos presentes durante la ejecución de trabajos especiales o no muy comunes, los modelos anteriores no son fáciles de aplicar ya sea por las características propias del trabajo, por el tipo de materiales que se manejan o por inexistencia de procedimientos adecuados.

El siguiente caso es un ejemplo de lo anterior, aquí entran en juego un sinnúmero de variables que hacen que el desarrollo de un programa de análisis involucre estudios especiales de cada tarea, para el posterior desarrollo de procedimientos y gestión de riesgos específicos para esa tarea especial.


TRABAJOS QUE INVOLUCRAN EL MANEJO DE ANIMALES

Todos aquellos trabajadores que desarrollan sus labores en establecimientos donde se manejen animales se destinen éstos con:

a) Fines industriales (cría, faena, reproducción, materia prima –lanas, cueros, etc-).
b) Para exhibición de fauna (zoológicos, acuarios, circos).
c) Veterinarios (laboratorios, hospitales de salud animal).

se encuentran expuestos a una serie de riesgos específicos propios de la actividad, que requiere de programas de análisis y control de riesgos diferentes al resto de las industrias.

La presencia no sólo de aquellos riesgos que son comunes a todas las actividades, como ser riesgo eléctrico, mecánico, ergonómico entre otros, sino también de agentes de riesgo biológico por contacto con los animales y/o su entorno, requiere de estudios minuciosos de cada puesto de trabajo como así también el diseño de un programa de identificación y control para resguardo de la salud no sólo de los trabajadores sino también de los animales (cuando corresponda, por supuesto).

El presente trabajo tiene como objeto analizar las herramientas de control de riesgo más utilizadas y mencionar también algunos ejemplos de aplicación en concreto.

Para ello analizaremos tres campos de aplicación a saber:

Trabajo con animales en el ámbito rural
Gestión de riesgos en laboratorios con animales
Contención y manejo de animales salvajes en cautiverio

1) TRABAJO CON ANIMALES EN EL ÁMBITO RURAL


GENERALIDADES

En el concepto de trabajo rural se incluyen todas aquellas actividades agropecuarias desarrolladas en la naturaleza con el propósito de obtener un producto que se va a comercializar.

En el medio rural a menudo coinciden el medio ambiente de trabajo y el ambiente de vida o hábitat, en la mayoría de los casos, se vive donde se desarrolla el trabajo. Por eso es que hay que considerar también (aunque no en éste trabajo) las condiciones de vida de la familia del trabajador ya que su grupo familiar también se encuentra expuesto durante todo el día a distintos factores de riesgo.

Lamentablemente los índices de siniestralidad en la actividad agropecuaria de nuestro país (Argentina)  son mucho más elevados por ejemplo que en las actividades mineras, a pesar de ser un sector productivo bastante menos riesgoso. También ocupa el tercer lugar con respecto a los accidentes mortales, después de la construcción y las actividades relacionadas con la electricidad, el gas y el agua.

EL TRABAJO CON ANIMALES EN EL AMBITO RURAL

Partiendo de la premisa que todo accidente, lesiones y enfermedades en el trabajo con animales son factibles de evitar,  una gestión de riesgos que apunte a ambientes de trabajo seguros y a la vez productivos, no es difícil de implementar, pero invariablemente llevará el compromiso de todos los actores, es decir, las autoridades del establecimiento, los representantes gremiales y los trabajadores, asesorados por el Servicio de Higiene, Seguridad y Salud.

El manejo de animales en el ámbito rural es una actividad en la cual los trabajadores se encuentran expuestos a una gran variedad de riesgos que pueden afectar su salud y su seguridad.

La mayoría de los accidentes tienen la potencialidad de causar lesiones físicas traumáticas, invalidantes y hasta mortales, asimismo existe también la probabilidad de exposiciones a diferentes agentes de riesgo biológico que pueden desarrollar enfermedades infecciosas y/o parasitarias trasmisibles al hombre por contacto con animales vivos, muertos y/o su entorno.

Además, no podemos olvidarnos de la exposición a los variados productos químicos utilizados para desinfección, tratamientos, medicamentos, drogas para inmovilización, etc., que requieren también de un cuidadoso análisis y seguimiento por parte del servicio de Salud y Seguridad.

a) Primer paso – Análisis de los Riesgos

Son muchas las variables que hacen que el trabajo rural sea considerado como de alto riesgo, en forma general podemos mencionar:
  • Exposición de los trabajadores a las condiciones climáticas, dado que la mayoría de las tareas se realizan al aire libre
  • Carácter estacional del trabajo y la urgencia con que se deben realizar ciertas labores en determinados períodos
  • Diversidad de tareas que debe desempeñar una misma persona
  • Tipo de posturas de trabajo y duración de las actividades que se realizan
  • Contacto con animales y plantas, con la consiguiente exposición de los trabajadores a mordeduras, infecciones, enfermedades parasitarias, alergias, intoxicaciones
  • Utilización de productos químicos y biológicos
  • Distancias considerables entre los lugares de trabajo y vivienda de los trabajadores
Además de las anteriores, debemos analizar las específicas para los trabajos con animales, aquí como primera medida se deberá identificar los principales riesgos  existentes y sus respectivas fuentes de origen, que pueden provenir de:

·  Las instalaciones
·  Los animales
·  La falta de preparación del trabajador

a.1) Instalaciones

Instalaciones en general

La mayoría de los riesgos pueden reducirse eficazmente cuando se desarrollan las tareas en ambientes confortables, con espacios suficientes y lugares seguros y con buenos sistemas de ventilación; las instalaciones deberán responder a los requerimientos necesarios para el manejo de cada grupo de animales en forma discriminada por tipo de especie, tamaño y también el probable comportamiento del grupo y número de individuos a instalar en el lugar.

Un análisis correcto de los trabajos y sus riesgos, requiere un estudio minucioso para la optimización de las tareas a fin de minimizar los tiempos de permanencia de los animales dentro de los corrales de servicio que influye también en los niveles de exposición de los trabajadores, ya que al disminuir los períodos de trabajo en contacto con los animales o su entorno, disminuirán los niveles de exposición.

Entre algunas de las medidas de seguridad a tener presentes en cuanto a las instalaciones rurales para el manejo de animales, podemos mencionar las siguientes:

  • Revisar el buen estado de las mangas y corrales tanto desde el exterior como del interior.
  • Asegurar adecuados espacios para los operadores
  • Verificar la ausencia de objetos extraños, salientes, alambres, etc.
  • Revisar cierres, bisagras y tranqueras para detectar anormalidades.
  • En la medida de lo posible evitar la acumulación de barro en los lugares de operaciones.
  • Verificar las zonas y espacios suficientes para el escape del personal en caso de problemas por reacciones bruscas de los animales.
  • Los techados en corrales para aves deben tener suficiente altura y ventilación
  • Todos los ingresos estarán en perfectas condiciones sin salientes ni reparaciones provisorias.
  • La limpieza y el orden dentro de corrales, mangas, yeguarizos y demás, deberá estar asegurada en todo momento.

Trabajos en tambos

Producción de leche.

El objetivo es facilitar una sistematización en la prevención de riesgos en la empresas dedicadas a las actividades de Producción de Leche con ordeñe mecánico.

Las acciones preventivas se deben concentrar en los siguientes sectores:

Corrales.
Ordeñe o tambo.
Enfriamiento y almacenamiento de leche.
Uso de agroquímicos.

Zona de corrales.

Riesgos Potenciales en la zona de corrales.

- Manejo de animales.
o   Patadas, atropellamientos.
o   Trabajo en manga.

Recomendaciones para la zona de corrales.

El arreo de las vacas al tambo debe realizarse en la forma más tranquila posible; no gritarles, no pegarles ni utilizar perros.
Nunca entrar al corral o un espacio confinado, con animales agitados o excitados.
Realizar las tareas de vacunación utilizando una sola mano; así evitará la auto-vacunación.
Controlar el estado de la manga y el cepo.
Colocar alejado del tablón de acceso a la manga y sobre mesa los productos y elementos a utilizar en la vacunación.
- Esterilizar las jeringas y agujas al terminar la jornada de vacunación.

Zona de ordeñe.

Riesgos Potenciales en la zona de ordeñe

- Caídas a nivel.
- Patadas de animales.
- Uso de electricidad.

Recomendaciones para la zona de ordeñe


  •      Mantener el piso del tambo y la rampa de acceso, secos y limpios.
  •     Entregar y controlar el uso de calzado adecuado (botas de goma) con suela antideslizante.
  •      Señalizar los desniveles.
  •    Sujetar los animales en los bretes mediante cadenas o colocar resguardos posteriores rebatibles.
  •      Verificar y controlar el estado del equipo de ordeñe.
  •    No tener dentro de la sala de ordeñe el botiquín de primeros auxilios.

Enfriamiento y transporte de leche dentro del tambo.

Riesgos Potenciales en el enfriamiento y transporte de leche dentro del tambo.


  • -  Riesgo eléctrico.
  • -  Caídas.
  • -  Contacto con productos químicos.
  • -  Riesgo ergonómico.
  • -  Elaborar recomendaciones para en el enfriamiento y transporte de leche dentro del tambo.
  • -  Proveer y controlar el uso de Elementos de Protección Personal: botas, protección ocular, guantes y delantales de PVC.
  • -  El manipuleo de recipientes debe realizarse entre dos personas.
  • -  Capacitar al trabajador en las formas correctas de levantamiento manual de cargas.
Uso de Agroquímicos.

Los agroquímicos son productos peligrosos por poseer características tóxicas, es decir, que son factibles de producir daño al organismo.

Los trabajadores deben familiarizarse con el código de colores y los pictogramas de los envases para observar medidas preventivas de acuerdo a la toxicidad, es recomendable colocar en lugar bien visible un pictograma indicativo de los niveles de toxicidad y los usos de los compuestos agroquímicos para información del personal.

Riesgos Potenciales en el uso de agroquímicos generalmente se da durante:

-      Transporte.
-      Almacenamiento.
-      Preparación y aplicación.
-      Después de aplicar.
-      Disposición de envases vacíos.

Recomendaciones para el uso de agroquímicos

-   Sólo utilizar productos agroquí­micos, cuya venta está autorizada por la autoridad competente.
-   Verificar que la etiqueta del producto está redactada en idioma nacional.
-   Antes de usar el producto, debe leerse cuidadosamente la etiqueta y respetar las precauciones indicadas.
-   Los agroquí­micos deben estar siempre identificados y rotulados.
-   No transportar agroquí­micos junto a personas, animales o alimentos.
-   Almacenar los productos bajo llave, en lugar protegido y con buena ventilación; separando los incompatibles y los sólidos de los líquidos.
-   Ordenar los productos por toxicidad, separando los más tóxicos de los menos tóxicos.
-   Nunca deben guardarse alimentos, ropa, herramientas o elementos de protección personal, en el lugar donde se almacenan los plaguicidas.
-   No fumar, comer o beber cuando se esté manipulando o aplicando plaguicidas.
-   Durante la preparación, la mezcla debe realizarse al aire libre y de espaldas al viento.
-   En la aplicación, debe evitarse la exposición a la neblina de la aspersión y nunca aplicar el producto contra el viento.
-   Nunca destapar las pastillas de la pulverizadora soplando, ni con palitos o alambres, debiendo utilizarse un cepillo u otro elemento adecuado.
-   Alejar de la zona de aplicación a personas y animales.
-   Cuidar de las fuentes de agua cercanas.

Entregar bajo recibo y controlar el uso de los siguientes elementos de protección personal:

Para la preparación deberá usarse:

·         Guantes hasta el codo.
·         Protección facial contra salpicaduras.
·         Botas de goma con el pantalón fuera de la bota.
·         Sombrero y delantal impermeable.
·         Protección respiratoria acorde al principio activo del producto.
·         Ropa de algodón con manga larga.

Para la aplicación deberá usarse:

·         Anteojos de seguridad
·         Protección respiratoria acorde al principio activo del producto.
·         Equipo impermeable.
·         Guantes impermeables resistentes al producto.
·         Botas adecuadas.

Al finalizar el trabajo debe sacarse la ropa y lavarla con abundante agua y jabón.

·  Nunca debe lavarse la ropa de trabajo, junto con la de la familia.
·  Respetar el tiempo de reingreso al área tratada.

Una vez utilizado el producto, debe realizar triple lavado del recipiente, procediendo conforme las siguientes instrucciones:

- Agregue agua hasta cubrir ¼ de la capacidad del envase.
- Cierre el envase y agí­telo durante 30 segundos.
- Vierta el agua del envase en el tanque pulverizador.
- Repita dos veces más.
- Perfore el envase para evitar que sea reutilizado.

Trabajos en granjas avícolas


Los mayores riesgos para el personal que desarrolla sus tareas en una granja avícola, están centrados en la contaminación por agentes biológicos.

La bioseguridad es el conjunto de prácticas de manejo diseñadas para prevenir la entrada y transmisión de agentes patógenos que puedan afectar la sanidad en las granjas avícolas. La bioseguridad es una parte fundamental de cualquier empresa avícola ya que proporciona un adecuado manejo de los riesgos a la salud de los trabajadores como también influye directamente en el aumento de la productividad de la parvada y también en el rendimiento económico.

En líneas generales, se debe contemplar la localización de la granja, características constructivas de los galpones, control de animales extraños a la granja, limpieza y desinfección de los galpones, control de visitas, evitar el stress en las aves enjauladas, evitar la contaminación del agua, control de vacunaciones y medicaciones y control de deyecciones, cadáveres, etc.

El mayor riesgo que puede tener una producción avícola es no contar con un plan de bioseguridad, de ahí que la bioseguridad sea parte fundamental de cualquier empresa avícola para reducir la aparición de enfermedades en las parvadas, con el consiguiente riesgo de contagio a los operadores.

El concepto de bioseguridad en una explotación avícola hace referencia a la protección de los operadores y al mantenimiento del medio ambiente libre de microorganismos o al menos con una carga mínima que no interfiera con la productividad de las aves enjauladas ya sea ponedoras, reproductoras o para levante.

Podemos definir el concepto de bioseguridad como el conjunto de prácticas de manejo que van encaminadas a reducir la entrada y transmisión de agentes patógenos y sus vectores en las granjas avícolas.

Ningún programa de prevención de enfermedades puede obviar un plan de bioseguridad. Si se tiene en cuenta que muchas de estas enfermedades patógenas pueden durar hasta años.

Ahora bien entendemos que el concepto de bioseguridad es un concepto mucho más amplio ya que también hace referencia a la localización física de la granja (bioseguridad física) y al diseño de la granja (bioseguridad estructural).

Todo plan de bioseguridad debe ser flexible en su naturaleza, fácil y práctico de aplicar y versátil, de tal manera que pueda adaptarse a los avances en producción animal.

Cualquier programa de bioseguridad ha de contemplar los siguientes aspectos:

-  Localización de la granja.
-  Características de construcción de los galpones.
- Control de animales extraños a la explotación (animales salvajes, insectos, ratas, ratones, etc.).
- Limpieza y desinfección de la granja en general (incluye galpones, bebederos, comederos y demás utensilios que se utilicen en la granja).
-  Utilización de lotes de la misma edad o de dos edades.
-  Control de las visitas y personal ajeno a la explotación.
-  Evitar el estrés en las aves enjauladas.
-  Evitar la contaminación del agua.
-  Controlar los programas de vacunación y medicación de la parvada.
-  Control de las deyecciones, cadáveres, manejo de compóst, etc.
-  Tratamiento y floculación del agua.
-  Localización de la granja

Personal de la granja


Formación e información

Deberán adoptarse las adecuadas medidas de gestión para asegurar que todo el personal de la granja, incluido el temporal o eventual es plenamente consciente de la importancia de adoptar las medidas higiénicas generales y personales adecuadas para prevenir la infección y difusión de Salmonella spp., a través de manos, ropas y equipos. En la granja deberá mantenerse siempre visible un protocolo escrito con las normas higiénicas a seguir por el personal.

Normas higiénicas aplicables al personal

Al acceder a las instalaciones, los operarios se dirigirán directamente a los vestuarios, donde se pondrán ropa y calzado de trabajo.

Todo el personal en contacto con los animales o involucrado en la manipulación directa de los productos (huevos, etc), debe tener una formación adecuada tanto sobre la sanidad animal y la higiene de los alimentos como de los riesgos ligados a su actividad laboral.
Deberán mantener altos niveles de limpieza y tomar las precauciones necesarias para prevenir la contaminación de los animales o sus productos. En particular se aplicarán las siguientes medidas:

  • El personal procedente de las áreas de alto riesgo (granjas, aseos, fábricas de piensos…) no deberán manipular productos sin antes asegurarse de haber adoptado las medidas oportunas que impidan la contaminación cruzada.
  • Deberán lavarse las manos correctamente al inicio de la jornada y al reincorporarse tras la comida, y también después de cada ausencia del puesto de trabajo, tras utilizar el baño, al cambiar de actividad y siempre que las manos hayan podido ensuciarse.
  • Los cortes y raspaduras deben ser protegidos con tiritas impermeables.
  • No fumar, beber, ni comer en las áreas de manipulado.
  • Informar de cualquier enfermedad, y especialmente las relacionadas con toxico-infecciones de origen alimentario.
  • Ninguna persona que padezca o sea portadora de alguna enfermedad que pueda transmitir a los alimentos debe trabajar en el área de manipulación de los alimentos. En especial el personal debe notificar:

    • Cualquier herida infectada, infecciones de la piel, inflamaciones, diarreas o cualquier otra anomalía.
    • Cualquier otra enfermedad que se pueda transmitir a través de los alimentos.
    • La manipulación de los productos desde la recepción en la sala de empaquetado hasta su transporte al centro de clasificación, deberá realizarse de forma que se eviten roturas. En el caso de producirse, se retirarán los desechos con la mayor brevedad posible.

Es muy importante proceder a la limpieza y desinfección de la granja después de cada fase productivas y previa a la introducción de nuevos animales.

Se deberá disponer de un protocolo de limpieza, desinfección, desratización y desinfectación de las aves, por escrito y supervisado por el veterinario responsable de la instalación.

a.2) Los animales

Seguridad en el Manejo de Animales

Los trabajadores que cotidianamente manejan animales como parte de sus tareas en el trabajo, están expuestos a diversos accidentes por contacto directo con el animal.

Los tipos de animales que se manejan en un establecimiento rural pueden variar, pero los trabajadores deben capacitarse en los peligros potenciales y las técnicas seguras de manejo de dichos animales.

Los peligros de éste tipo de trabajos pueden incluir lesiones debido a movimientos súbitos de los animales, mordidas o rasguños y zoonosis (enfermedades transmitidas a las personas por los animales).

Los trabajadores por lo general, deben manejar animales que por su peso lo superan en 3 a 10 veces y las lesiones traumáticas, patadas, cornadas, apretones o atropellos, pueden ocasionar heridas, fracturas, hemorragias y hasta provocar la muerte en la víctima.

El trabajo con otros animales, como cerdos, ovinos o caprinos, pese a su menor tamaño y peso, pueden ocasionar lesiones serias.

Por ejemplo, los cerdos pueden producir mordeduras graves o atropellos con caídas en el trabajador junto a lesiones traumáticas.

El manejo seguro comienza conociendo el comportamiento típico del animal. Se deben enseñar las técnicas seguras de manejo de animales a los trabajadores sin experiencia, y todos deben usarlas sistemáticamente.

En general, se deben hacer movimientos lentos y deliberados alrededor del grupo. Los trabajadores se deben acercar a los animales por adelante, evitar estar en puntos ciegos para su visión y fuera de la “zona de pateo” de los vacunos y equinos.

Acorralar, atormentar, golpear o hacer daño innecesario a los animales pueden hacer que éstos reaccionen violentamente.

El comportamiento por lo general puede ser impredecible; por lo tanto los trabajadores deben permanecer constantemente alerta y en posiciones defensivas durante el tiempo que los manejan buscando indicios de agresividad y temor en los animales.

Éstos varían con el tipo de animal, pero pueden incluir pelos de punta, orejas hacia atrás, movimientos de la cola, o mostrar los dientes. Si es posible, el trabajador debe evitar manejar al animal hasta que éste se calme. Algunos animales de manada pueden quedar más calmados cuando se manejan en grupos pequeños.

Se debe tener precaución especial al manejar individuos que estén enfermos, lesionados o que hayan tenido cría reciente. Los animales agresivos (o enfermos) y sus corrales se deben rotular para asegurar que todas las personas tengan cuidado especial en sus cercanías.

Si es necesario que los trabajadores capturen a animales o darles tratamientos que puedan causar dolor, deben hacerlo con la ayuda de dispositivos para captura de animales y/o otros trabajadores.

Los trabajadores deben extremar los recaudos al dar inyecciones o manejar objetos filosos alrededor de los animales, ya que un movimiento súbito puede provocar un accidente.

Al capturar o manejar un animal atado, los trabajadores deben practicar la buena ergonomía manteniendo recta la espalda y las coyunturas flojas. Esto puede prevenir las lesiones o golpes de “latigazo” si el animal se mueve repentinamente.

Si el animal comienza a sacudirse con demasiada violencia para poder controlarlo con seguridad, el trabajador debe soltar al animal si es seguro hacerlo. Se pueden requerir controles o ayuda adicional para manejar a ese animal con seguridad. Se recomienda tener una ruta de escapa abierta al trabajar con animales.

Para mantener su seguridad en el trabajo, los trabajadores necesitan zapatos de protección con suelas antideslizantes, ropa fuerte y guantes.

El potencial de zoonosis (enfermedades transmitidas a las personas por los animales) depende del tipo de animal, pero en general es resultado de manos sucias o de inhalación de polvos contaminados.

La mejor defensa contra las enfermedades transmitidas por tocar la saliva o excremento de los animales es lavarse frecuentemente las manos. También pueden requerirse protección para los ojos y respiradores para evitar las enfermedades transmitidas por respirar polvos contaminados en el rancho o en el campo.

Si resulta lesionado por un animal, o queda expuesto a un animal enfermo, el trabajador debe de inmediato reportarlo a su supervisor y obtener atención médica apropiada de inmediato, con seguimiento.

Los conocimientos y la capacitación pueden prevenir que los trabajadores queden expuestos las consecuencias dolorosas de los instintos de los animales.

a.3) La falta de preparación del trabajador

Desafortunadamente es una situación común entre los profesionales de Higiene y Seguridad con orientación a los trabajos rurales, encontrarnos con escasa o nula capacitación de los trabajadores en el m anejo de animales.

Por lo general el entrenamiento con que cuentan, es producto de la transmisión de experiencias desde los trabajadores más antiguos a los más nuevos.

Este tipo de entrenamiento por lo general no es el mas adecuado para evitar lesiones físicas, químicas o biológicas en el ámbito rural cuando del manejo de animales se trata.

Un buen programa de capacitación debe ser brindado indudablemente por el profesional del Servicio de higiene y Seguridad en colaboración con el Veterinario responsable del lugar.

Con ésta metodología se cubren todos los requisitos de capacitación necesarios para que los operarios desarrollen sus tareas con adecuados conocimientos preventivos, disminuyendo sustancialmente los niveles de siniestralidad en las instalaciones.

Hoy en día existen servicios externos de capacitación especializados en éste tipo de trabajos, que, sin ser demasiado onerosos, cubren perfectamente los requerimientos de preparación.

Deberá advertirse a los nuevos trabajadores, sobre los peligros que involucra el manejo de animales, evitando que desarrollen tareas para las cuales aún no están preparados o, si lo estuvieran, les falta experiencia para llevarlos a cabo, en éste caso, deberá acompañarlo a modo de guía otro más experimentado.

Un programa básico deberá incluir los temas básicos de Seguridad Rural, manejo de químicos, bioseguridad y primeros auxilios.


_______________________________________




2) GESTION DE RIESGOS EN HOSPITALES Y/O LABORATORIOS CON ANIMALES

GENERALIDADES


Todos aquellos trabajadores, sean o no profesionales, que lleven a cabo tareas de investigación que involucren agentes físicos, químicos o biológicos considerados de riesgo para la salud (incluídas radiaciones ionizantes y no ionizantes), deberán estar concientes de los riesgos asociados a esas actividades.

Por tal motivo deberán contar con un programa eficaz de Salud y Seguridad Ocupacional que asegure que los riesgos asociados al uso experimental de los animales, sea reducido a los niveles más bajos posibles.

Por otra parte deberás identificarse y evaluarse los peligros potenciales tales como mordidas, arañazos, productos con agentes químicos para limpieza y desinfección, zoonosis, alergenos, que son riesgos característicos durante la manipulación y/o estudios con animales dentro de laboratorios.

En la evaluación de todos estos riesgos debe estar involucrados los especialistas en Salud y Seguridad Ocupacional con suficientes conocimientos en cuanto a las disciplinas apropiadas.

El cuanto al nivel  y al grado de participación de los especialistas y del personal en el programa, deberá basarse en los peligros planteados por los animales y los materiales utilizados, en los tiempos e intensidad de exposición a los diferentes agentes, en la susceptibilidad del personal en cuanto a las exposiciones, etc.

 ÁREAS DE RIESGO EN UN HOSPITAL VETERINARIO


Entre las principales áreas que un hospital veterinario presenta como zonas de riesgo para la salud, podemos mencionar los siguientes entre otros:

  • Laboratorios: espacios físicos adecuadamente equipados y con personal capacitado, donde se desarrollan diferentes ensayos analíticos y estudios como ser:

-      Análisis hematológicos básicos.
-      Bioquímica sanguínea.
-      Estudios parasitológicos, citológicos y microbiológicos
-     Área especifica de apoyo complementario para el diagnóstico y tratamiento de pacientes internados.

  • Quirófanos: salas donde se realizan intervenciones quirúrgicas de diferentes complejidades. Generalmente aislados de los corredores de circulación pública, y con amplitud suficiente para desplazarse con comodidad. De fácil higiene, buena iluminación y con instalaciones anexas para permitir higiene del personal, depósito de materiales, ropa, materiales descartables, medicamentos y área de esterilización.

  • Consultorios: conjunto de dependencias que comprenden como mínimo una sala de recepción o espera y una sala de consulta y pequeñas intervenciones, adecuada a tal fin con materiales médico-quirúrgicos, iluminación apropiada y mesa de exploración, entre otros.

  • Circulación técnica: espacio para el personal habilitado que desempeña funciones en las distintas áreas del hospital (laboratorios, quirófanos, corrales etc.) cumpliendo normas de seguridad.

  • Sala de hospitalización: Corrales, Boxes y Caniles: lugar de permanencia de pacientes a fin proceder a su recuperación integral. De superficie adecuada al tamaño de los mismos (grandes, medianos y pequeños animales), con suficiente amplitud e instalaciones apropiadas (bebederos, sombra, comedero, etc.) para favorecer una correcta estadía.

  • Tránsito de animales: la entrada de los mismos será por el acceso habilitado a tal fin y serán dirigidos al sector de descarga (cargadero) por calle interna y finalmente a su corral asignado. El proceso de salida será el inverso al descrito.

  • Sector de permanencia animal: corresponde a la superficie asignada a los potreros restantes del área. Serán destinados para: animales clínicamente sanos que podrán ser utilizados con fines académicos, permanencia de animales en custodia legal, y para otros fines que la Facultad determine.

  • Sala de Necropsias: destinada para el análisis de cadáveres derivados mayoritariamente del ámbito rural. Equipada con elementos suficientes para cumplir con normas adecuadas de bioseguridad. Cuenta con baños y vestidores para ambos sexos, hall central, zona de recepción de muestras y sala de necropsias propiamente dicha. Además de lavadero y patio interno.

  • Área de almacenamiento de residuos patológicos: cámara frigorífica con suficiente capacidad para congelar, como así mismo almacenar residuos patológicos, provenientes de las actividades correspondientes. Los mismos son retirados previo acondicionamiento según normas, por empresas comerciales afines contratadas por la Facultad.

Asimismo la utilización en forma indiscriminada de animales con fines de estudio, deberá evitarse todo lo posible, elaborando para ello protocolos de utilización y cuidado de los animales.

Protocolo para el Cuidado y Uso de los Animales

Se deben considerar los siguientes puntos para la elaboración y revisión de los protocolos para el cuidado y uso de los animales.
  • Razón y objetivos propuestos para el uso de los animales.
  • Justificación de la especie y número de animales requeridos. Siempre que sea posible, el número de animales que se requieren deberá justificarse estadísticamente.
  • La disponibilidad o adecuación de la aplicación de procedimientos que causen el menor daño, otras especies, preparación de órganos aislados, cultivo de células o tejidos, o simulación computarizada.
  • La calidad del entrenamiento y experiencia del personal involucrado en los procedimientos usados
  • Requisitos de crianza, alojamiento y manejo no usuales.
  • Anestesia, analgesia y sedación apropiados, (las escalas de dolor y daño pueden ayudar en el diseño y revisión de los protocolos.
  • La duplicación innecesaria de experimentos.
  • La realización de varias intervenciones quirúrgicas mayores, en el mismo animal
  • Criterios y mecanismos para la intervención oportuna, retiro de los animales del experimento o eutanasia, en caso de preveer la ocurrencia de dolor o estrés grave.
  • Cuidados después del procedimiento
  • Métodos de eutanasia y eliminación de los cadáveres.
  • Ambiente laboral seguro para el personal.
El personal que cuida a los animales debe estar entrenado apropiadamente y la institución debe ofrecer capacitación formal o entrenamiento durante el desempeño del trabajo, para facilitar la implementación eficaz del programa y el cuidado y uso humanitarios de los animales.

La necesidad de personal experto en otras disciplinas, tales como: crianza animal, administración, medicina y patología de los animales de laboratorio, salud y seguridad ocupacional, manejo de conducta, manejo genético y otros aspectos varios de apoyo a la investigación científica, será acorde con los alcances del programa.

Riesgos de Experimentación con Animales

Al seleccionar los dispositivos de seguridad específicos para la experimentación con agentes peligrosos en animales se debe prestar especial atención a los procedimientos de cuidado y alojamiento de animales, almacenamiento, distribución de los agentes, preparación y administración de dosis, manejo de fluidos y tejidos corporales, disposición de los desperdicios y cadáveres y protección del personal.

El equipo especial de seguridad se debe usar en combinación con las prácticas de seguridad y manejo apropiados. Como regla general, la seguridad depende del personal entrenado que observa rigurosamente las prácticas de seguridad.
Las instituciones deben tener políticas escritas que gobiernen el uso experimental de agentes físicos, químicos o biológicos peligrosos.

Se debe desarrollar un proceso de vigilancia (tal como un comité de seguridad) que involucre a personas con conocimientos en evaluación de riesgos y asuntos de seguridad.

Debido a que el uso de los animales en tales estudios requiere consideraciones especiales, las instalaciones y procedimientos empleados deben ser revisados específicamente en lo concerniente a la seguridad.

Deben establecerse programas de seguridad formales para evaluar los riesgos, determinar los procedimientos necesarios para su control, asegurar que el personal tenga el entrenamiento y habilidades necesarias y asegurar que las instalaciones sean adecuadas para conducir la investigación con seguridad.
Debe brindarse apoyo técnico para verificar y asegurar el cumplimiento de las políticas institucionales de seguridad.

Protección Personal

Se debe proveer el equipo de protección personal y cuando sea necesario se deben adoptar otras medidas de seguridad. El personal que cuida a los animales debe vestir ropa adecuada brindada por la institución, tal como: zapatos o cubrezapatos y guantes. Se debe suministrar ropa protectora limpia cuantas veces sea necesario.

Cuando esté indicado el personal debe ducharse cuando abandone las áreas de cuidado animal, de procedimientos o de preparación y dosificación. Las ropas y el equipo protector no se deben usar fuera de los límites del área de trabajo de agentes peligrosos.

Al personal con exposición potencial a los agentes peligrosos se le debe proporcionar el equipo de protección personal apropiado, de acuerdo a los agentes en cuestión.

Evaluación Médica y Medicina Preventiva para el Personal

El desarrollo e implementación de un programa de evaluación médica preventiva debe involucrar la participación de profesionales capacitados, tales como médicos y enfermeras especialistas en salud ocupacional. Se deben considerar otros factores médicos y legales tales como la confidencialidad, en el contexto de las regulaciones federales, estatales y locales aplicables.

Es aconsejable hacer una evaluación de la historia clínica antes de asignar el trabajo, para valorar los riesgos potenciales para cada uno de los empleados. Son recomendables evaluaciones médicas periódicas para la gente que trabaja en ciertas categorías de riesgo. Se debe adoptar un calendario apropiado de inmunizaciones.

Es importante inmunizar contra el tétanos al personal que cuida a los animales. Además, se debe ofrecer inmunización a la gente expuesta o con riesgo de infección, antes de la exposición, a agentes tales como la rabia o el virus de la hepatitis B. Si se realiza investigación con agentes infecciosos y está disponible una vacuna eficaz, se recomienda la inmunización.

________________________________________

3) CONTENCIÓN Y MANEJO DE ANIMALES SALVAJES EN CAUTIVERIO

GENERALIDADES


Además  de los dos casos que ya mencionamos anteriormente, existen otros no tan comunes pero igual o quizás más riesgosos donde el manejo de animales se realiza en forma rutinaria todos los días.

A continuación analizaremos a modo de ejemplo el manejo de animales dentro de un zoológico, aunque también puede mencionarse el caso de circos, exhibiciones especiales, y demás, todos casos de muy difícil seguimiento por parte de los profesionales de Salud y Seguridad ocupacional.

Cabe destacar que éste tipo de tareas suele presentar además de los riesgos comunes a otras actividades, otros que son particularmente complicados de resolver ya que involucra otro grupo de animales que usualmente no se encuentran en los casos anteriores y requiere de una preparación especial para su manejo.

INTRODUCCION

La contención de los animales salvajes puede resultar necesaria debido a una variedad de razones, por ejemplo en procesos tales como el transporte, la colocación de marcas de identificación (aretes o bandas) o para el examen médico y el tratamiento de algunas enfermedades.

Este accionar causa mucha tensión (estrés) tanto en el animal a contener como en el operario que lleva a cabo dicha contención (recordemos que se trata de animales salvajes), hecho que de no realizarse adecuadamente puede resultar peligroso tanto para el animal como para el operario.

El éxito depende de una cuidadosa planificación y de una preparación adecuada antes de cada sesión de contención.

Es muy importante que el grupo que actúe conozca la conducta normal del animal, y también es imprescindible el conocimiento y entrenamiento adecuado en la utilización de las herramientas de captura e inmovilización.

Cuatro preguntas que debemos hacernos antes de contener a todo animal:

-      Es el método seguro para la persona que maneja al animal?
-      Va a resultar seguro para el animal?
-      Es posible completar el procedimiento mediante el método propuesto?
-   Va a resultar posible observar al animal hasta que éste se haya recuperado por completo?


Consideraciones ambientales y de comportamiento


El conocimiento del comportamiento de un animal es muy importante. Un animal joven puede tolerar manejos que un animal con más edad no sería capaz de permitir.

Una hembra con cría se comporta distinto que en otras ocasiones.

Los machos usualmente se vuelven más agresivos cuando las hembras se encuentran en celo.

Los cérvidos machos se vuelven muy agresivos durante la época de celo de las hembras. Aunque los cuidadores puedan entrar al recinto el resto del año, ello puede resultar peligroso durante la época de celo.

Otra característica a tener siempre presente refiere a que la mayoría de los animales son territoriales y establecen órdenes jerárquicos.

Una persona tratando de capturar a un animal en un recinto puede ser atacado por otros miembros del grupo. Los machos dominantes son los que más frecuentemente cuidan de los grupos.

Con frecuencia resulta más fácil y seguro el separar a un animal de su grupo y de su recinto habitual.

La luz y la oscuridad pueden ser ventajosas ya que los animales diurnos pueden manejarse mejor en la penumbra, mientras que los animales nocturnos permanecen más calmados bajo luz brillante.

También deberá tenerse presente el estado de salud del animal porque es una consideración importante antes de la contención.

Los animales recientemente transportados resultan malos candidatos para cualquier procedimiento y debe permitírseles un  periodo de aclimatación antes de contenerse.  Incluso los animales sanos pueden morir durante la captura.

Los animales con heridas o enfermedades evidentes, suelen tener mayores niveles de alerta pudiendo llegar a desarrollar conductas muy agresivas con el consecuente peligro para el operario.

ESTRES O TENSION


La tensión es la suma de las reacciones biológicas de un animal a cualquier estimulo adverso que tienda a interrumpir su equilibrio.

Los estímulos adversos pueden ser físicos, mentales, internos o externos. Los eventos de la contención pueden estar entre los más “angustiosos” de la vida del animal.

Factores físicos: Sonidos, sitios y olores extraños, sensaciones inesperadas, el calor, el frío, los cambios de presión atmosférica y los efectos de los agentes químicos o drogas son ejemplos de factores físicos que causan tensión.

Factores psicológicos: Los factores de tensión psicológica pueden resultar críticos en la contención. La captura puede pasar de la ansiedad al miedo o al terror. Un animal que se encuentra ante una situación amenazante trata de  fugarse o pelear. El animal puede encolerizarse al impedírsele la fuga o la defensa propia.

Factores de comportamiento: Estos factores pueden agravar la tensión provocada por la contención. Los factores de comportamiento incluyen la sobrepoblación, peleas territoriales, disputas jerárquicas, interrupción de ciclos biológicos, aislamiento, falta de espacio adecuado y ambientes desconocidos.

Factores misceláneos de tensión: Otros factores tales como la malnutrición, las toxinas, los parásitos, los agentes infecciosos y las sesiones repetidas de inmovilización pueden debilitar el animal hasta dejarlo exhausto.

Las respuestas del sistema neuromotor voluntario incluyen la evasión, la lucha, los intentos de escapatoria, las posturas defensivas, la vocalización y la agresión. La respuesta de un animal es, en general, característica para la especie. El conocimiento de las características de comportamiento de las especies puede resultar útil al planear la contención.

El sistema nervioso simpático es el que permite la respuesta de escapar o pelear. Los conceptos de la distancia social y la distancia de fuga han tenido importancia en su aplicación en las situaciones de captura.

Las distancias sociales son precisas para cada especie y no pueden quebrantarse sin verse efectos adversos. Al violarse la distancia social, el animal puede simplemente quedarse inmóvil.

La violación de la distancia de fuga de un animal estimula su sistema nervioso simpático y las adrenales, resultando en la clásica respuesta de “fugarse o pelear”, o la reacción de alarma.  El riesgo de la lesión es más grave cuando el animal trata de escapar.

Un animal sin posibilidad de escapatoria es capaz de atacar sin prestar atención a las consecuencias sobre si mismo.

La contención física generalmente es utilizada en especies pequeñas, procedimientos cortos, o cuando no existe la posibilidad de utilizar contención química.

La contención química es, por lo general, menos angustiosa pero pueden producirse complicaciones debido a dosis o rutas de administración inadecuadas.

El éxito en el arte de la contención requiere de la experiencia y del conocimiento necesarios para poder determinar cuándo es apropiado utilizar un método en particular.

Herramientas para la contención manual


Las técnicas manuales pueden utilizarse como técnica única o en combinación para facilitar la administración de un fármaco. Las herramientas para la contención física van de simples bozales o guantes, redes, domadores y jaulas de contención.

Ø  GUANTES. 
Ø  REDES.
Ø  DOMADORES. 
Ø  TABLA DE BARRERA. 
Ø  TABLA DE CONTENCION. 
Ø  GANCHOS Y TUBOS. 
Ø  JAULA DE CONTENCION.

Herramientas de contención química


Ø  INYECCION MANUAL. 
Ø  VARA DE INYECCION.  
Ø  DARDOS.

A continuación a modo de ejemplo, analizaremos los principales riesgos existentes durante la captura o contención de los animales más representativos de un zoológico:

Aves


Algunos procedimientos que pueden utilizarse durante la contención de cualquier ave son:

-   Controlar la cabeza en aves de gran tamaño.
-   La mayoría de las aves pueden contenerse  aproximándose por detrás, agarrando la cabeza y el cuerpo, y luego sosteniendo las patas.
-   Las redes resultan útiles en muchas especies pero deben utilizarse con cuidado para evitar fracturas de alas o patas. Debe evitarse pescar las aves con la red mientras estén volando. No debe utilizarse la red como si fuera una raqueta o un matamoscas! Hay que procurar controlar la cabeza del animal antes de sacarlo de la red.

En algunos casos, se llevan a cabo tareas de entrenamiento con aves rapaces, aunque no con todas, generalmente se las prepara para su posterior liberación en la naturaleza. Para ello se hace hincapié en sus instintos cazadores para que una vez liberadas sean capaces de valerse por sí mismas.

Existen programas de reproducción en cautiverio de aves que están en riesgo de extinción (cóndor por ejemplo). En éstas tareas, si bien es un grupo muy selecto de cuidadores que están en contacto directo con éstos ejemplares, los riesgos propios del manejo existen siempre ya sea producto de un aviso de ataque, por juegos, o ataques propiamente dichos, con el consiguiente resultado.

Todas las aves acuáticas pueden capturarse con red. Después de quitarle la red de encima, el ave puede contenerse sosteniendo la parte proximal de las dos alas con una sola mano.

La mayoría de aves de presa se defiende principalmente con sus poderosas garras y con el pico, por lo que son capaces de causar serias lesiones en las manos y los dedos del operario si la contención no se realiza adecuadamente. Los buitres, los búhos y los halcones utilizan estos mecanismos para defenderse.

Las aves de extremidades y picos largos como los flamencos, las grullas, las cigüeñas y las garzas se defienden con el pico.  Con estos animales no suelen utilizarse las redes ya que el riesgo de fracturas en las extremidades es elevado.

Este tipo de ave puede acorralarse en una esquina, donde el operario puede agarrar el pico o el cuello primero y las alas inmediatamente después. Con las aves de mayor tamaño esto resulta más fácil entre dos personas. 

Las aves psitacinas pueden causar lesiones al operario con sus fuertes picos. Incluso los guantes gruesos pueden resultar insuficientes para proteger al operario de las grandes cacatúas que son capaces de triturar un dedo de una mordida.

Las psitacinas de pequeño tamaño no son tan peligrosas y pueden contenerse adecuadamente con un toalla ligera o con las manos.

Las aves pequeñas que están en aviarios pueden capturarse con una red ligera. Cuando vaya a capturarse un ave en una jaula, lo primero que hay que hacer es sacar todos los objetos que puedan molestar y dañar al animal tales como el bebedero y el comedero. Luego hay que acorralar el ave en una esquina de la jaula con una toalla o con la mano y agarrarla con las manos.

Reptiles


Los lagartos (caimanes, cocodrilos y gáviales) pueden producir mordidas graves aunque sean de pequeño tamaño. Atacan a su presa  agarrándola rápidamente y sacudiendo la cabeza para rasgar el tejido.

Los músculos que cierran la boca son fuertes pero los que la abren son débiles por lo que resulta fácil sostenerlos cerrándoles la boca. Un cocodrilo azotará su cola durante la contención y ésta puede resultar un arma poderosa en especies de gran tamaño.

Los cocodrilos pequeños (de menos de medio metro) pueden contenerse agarrándolos por detrás del cuello y estabilizando la cola.

Las especies grandes (hasta los 2 metros) pueden contenerse con un domador.

Las tortugas pequeñas tanto acuáticas como terrestres no presentan ningún problema en su contención.

Las tortugas lagarto y las tortugas marinas grandes pueden morder. En este caso pueden contenerse agarrándolas rápidamente del borde del caparazón.

Muchas de las lagartijas pequeñas pueden contenerse manualmente. Las lagartijas no deben capturarse por la cola, pues un gran número de ellas son  capaces de desecharlas como un mecanismo para distraer a los depredadores.

Una iguana agresiva puede sostenerse por encima, asegurando a la vez la cabeza y la cola, que utilizan como un  látigo.

Todas las serpientes son capaces de morder pero algunas especies son más propensas a hacerlo. Existe un gran número de serpientes no venenosas que pueden contenerse manualmente.

Los ganchos son herramientas útiles para trabajar con reptiles. Pueden ser utilizados para dirigir movimientos o para levantar al animal en el caso de las serpientes.

Los ganchos pueden utilizarse para oprimir la cabeza del animal permitiendo que el operario la agarre. Hay que tener mucho cuidado y no aplicar demasiada presión y lastimar al animal.

Nunca debe permitirse que una serpiente grande se enrosque alrededor del cuello o del cuerpo del operario. Es aceptable permitir que se enrosque en un brazo y muchas serpientes se sienten más cómodas en esta posición.

Los ejemplares grandes de boas deben ser manejadas por un número adecuado de cuidadotes ya que algunas de ellas llegan a pesos considerables pudiendo originar en el operario lesiones por sobreesfuerzos.

No es recomendable manejar serpientes venenosas a menos que se tenga antídoto preparado.

Antes de empezar a manejar serpientes venenosas, debería tenerse experiencia en el manejo de serpientes no venenosas.

Los tubos de plástico son excelentes para manejar serpientes. Pueden cerrarse en un extremo o dejarlos abiertos. Los modelos con ranuras o hendiduras en las paredes laterales nos permiten llevar a cabo con seguridad varios procedimientos .

El diámetro del tubo debe ser aproximadamente el mismo que el diámetro de la serpiente en su parte más gruesa. Si es mucho más ancho, la serpiente puede llegar a girarse dentro del tubo.

Las serpientes no venenosas suelen transportarse en sacos.

En este caso hay que fijarse mucho en no dejar ninguna obertura ya que estos animales son sumamente hábiles y pueden escaparse a través de oberturas pequeñas.
  

Ungulados


Así es el nombre genérico de cualquier mamífero cuyas extremidades terminen en pezuñas. Constituyen un grupo bastante grande e incluye a animales muy diferentes en apariencia, pero que tienen en común los dedos agrupados en una pezuña. El grupo se divide en cuatro órdenes.

Los ungulados cuyas extremidades terminan en un número impar de dedos incluyen al caballo, el asno, el rinoceronte y el tapir. Aquellos con las extremidades terminadas en un número par de dedos comprenden al cerdo y a los rumiantes como el hipopótamo, el camello, la jirafa, el antílope, el ciervo, el ganado vacuno, la oveja y las cabras.

Los dos órdenes restantes agrupan, por un lado, al elefante, y por otro, al damán. La mayoría de los ungulados son herbívoros. Se extienden por todos los continentes, excepto Australia.

Es importante saber que los animales ungulados no reconocen cercos ni alambradas de malla como una barrera física, especialmente cuando se les coloca en un albergue nuevo. En este caso es útil colocar sacos o tiras de plástico sobre la barda, creando de esta forma una barrera visual que evita que los animales arremetan contra ella.

Muchos animales de pezuña pueden moverse de un sitio a otro utilizando tiras de plástico o tablas para dirigirlos.

Algunos animales como el tapir son lo suficientemente dóciles para permitir su examen físico sin contención alguna. No obstante estos animales son asustadizos y pueden producir mordidas serias, por lo que debe tenerse cierta precaución.

Las mangas de manejo resultan útiles para mover animales para transporte y eliminan el uso de la contención química aunque muchos animales ungulados se manejan con mayor seguridad utilizando esta última.

Se recomienda reducir los estímulos visuales con una venda sobre los ojos tanto en los animales contenidos químicamente como aquellos en los que se utiliza la contención física.
El colocar cuerdas alrededor de las patas de un animal contenido químicamente nos permite un mayor control sobre él.

Carnívoros


Los carnívoros pequeños tales como los zorros, los mapaches o algunos lobos pueden contenerse utilizando un domador.

El uso de un bozal como el que se utiliza en perros maximiza nuestra seguridad en el manejo.

Los cachorros de felino y los ejemplares  jóvenes suelen permanecer inmóviles si se les sujeta por la piel del cuello, al igual que hacen las madres para transportarlos.

Los gatos de tamaño pequeño o mediano pueden atraparse en una red. La malla debe de ser lo suficientemente fina para evitar que saque una garra o una pata a través de las oberturas.

Puede utilizarse una jaula de contención en el caso de felinos de mayor tamaño.

Para el manejo de grandes carnívoros es necesaria la inmovilización química, sobre todo cuando van a realizarse procedimientos largos o complicados.

Primates 

Los primates se defienden mordiendo y también son capaces de provocar daños serios y heridas graves. Su fuerza y destreza son tremendas. Los operarios deben de tener cuidado con lentes, relojes, corbatas, ropa rasgada u otros objetos que los primates puedan agarrar.

Los primates pequeños pueden capturarse con guantes ligeros o redes.

Las redes se utilizan con frecuencia para capturar primates de hasta 15 kilos. El tamaño de la red debe de ser adecuado para la especie de que se trate y no deben poder sacar las piernas, manos ni cabeza a través de la malla.

Una vez que se encuentran en la red,  debe sujetarse la cabeza con la mano protegida por un guante. Los brazos se sujetan por encima de los codos y se colocan detrás de la espalda del animal. Es importante sujetar el animal por la parte superior del brazo para evitar giros incontrolados y fracturas.

Las jaulas de contención pueden utilizarse con animales que requieren de tratamiento diario.

Los grandes monos y simios requieren de inmovilización química para que el manejo sea seguro.

Cuando se está capturando un animal de un grupo es conveniente que los cuidadores trabajen en pareja ya que el animal dominante podría atacar a uno de ellos.
La estructura social de un grupo de primates se ve alterada cuando se retira un animal para examen o tratamiento, sobre todo si el periodo abarca varios días.

Si el animal que se retira es el dominante, los demás monos competirán en su ausencia por la posición más alta, pudiendo llegar a pelarse. Por otro lado, cuando el animal es reintroducido en el grupo, puede verse atacado por los demás. Hay que evitar alterar el orden social siempre que sea posible y se recomienda reintroducir a los animales por la noche.

PREVENCION DE ACCIDENTES DURANTE LA CONTENCIÓN


Las lesiones a humanos durante la contención son el resultado de patadas, mordidas, cornadas o astas sin control, animales contenidos inadecuadamente, aprisionamientos por parte de grandes ejemplares, o la exposición accidental a uno de los fármacos utilizados en la contención.

El evitar daños a los seres humanos depende principalmente del grado de preparación y anticipación de lo que puede ocurrir. El conocer las tácticas de defensa y el comportamiento de las especies es indispensable.

ANALISIS SEGURO DE LAS TAREAS 


Una herramienta que se impone cada vez con mayor frecuencia, es el AST (Análisis Seguro de las Tareas), la cual consiste en una reunión previa a los trabajos y en el lugar donde se llevaran a cabo, de todos los actores involucrados que analizaran en conjunto y asesorados debidamente ya sea por el Profesional de Seguridad como por los Supervisores del grupo, la forma más segura de llevar a cabo la tarea.

Para esto se confeccionará un documento escrito con todos los detalles y la forma más segura de llevar a cabo la operación, la secuencia de los trabajos, las herramientas, y las operaciones de emergencia que serán desarrolladas de ser necesarias.

Este documento no reemplaza aquellos procedimientos ya estipulados y aprobados para cada tarea, sino que será aplicable a los trabajos no rutinarios o que posean riesgos que por la cantidad de variables presentes, no permiten elaborar los mencionados documentos.

Analicemos como ejemplo la captura un felino mediano en un recinto de exhibición para que pueda ser examinado por los veterinarios, sin duda alguna que no puede seguirse al pié de la letra ningún documento tipo, procedimiento o directiva elaborada como patrón a seguir ya que hay innumerables situaciones completamente diferentes que pueden presentarse al grupo de captura y veterinarios.

El estado general del animal, su estado emocional, la hora del día, las condiciones de luminosidad, si está herido, enfermo o en celo, las condiciones ambientales tales como la lluvia, barro, niebla, calor o frío, el comportamiento típico de la especie, el comportamiento grupal al momento de la captura, son variables imposibles de definir con anterioridad que hacen que no sea factible la aplicación de procedimientos de captura preestablecidos.

Por otra parte, la pericia de quien llevará a cabo la captura, el grupo de apoyo, el estado emocional, el estado físico, las herramientas y equipo a utilizar, son también situaciones condicionantes.

Por esta razón es necesario analizar in situ el panorama general y las situaciones particulares presentes inmediatamente antes de comenzar el trabajo.

El AST es una herramienta muy útil aplicable a todos aquellos trabajos especiales, reparaciones de emergencia en la industria, procesos no estipulados con anterioridad, trabajos no rutinarios, y la lista se hace interminable.

Los trabajos que involucran el manejo de animales sin duda que necesitan de la aplicación de ésta metodología para el desarrollo de programas de reducción de siniestralidad y control de riesgos.




CARLOS ALBERTO LESTON
Febrero 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario