ASESORES EN FORMACIÓN, ENTRENAMIENTO DE EQUIPOS PARA LA EMERGENCIA Y ORGANIZACIÓN DE SIMULACROS.

CURSOS INTENSIVOS EN EVACUACIÓN Y SALVAMENTO, FORMACIÓN DE BRIGADAS CONTRA EL FUEGO, BRIGADISTAS INDUSTRIALES Y BOMBEROS DE PLANTA. SEGURIDAD Y RESCATE EN ESPACIOS CONFINADOS, PRIMEROS AUXILIOS Y FORMACIÓN DE SOCORRISTAS.


- Estudio y diseño de la Protección Humana y Evacuación bajo estándares del código NFPA 101.

- Evaluaciones e inspecciones de Seguridad contra Incendios.

- Estudios sobre los sistemas de Seguridad Pasiva y adecuaciones.

- Formación de Brigadas de Emergencia (incendio, evacuación, primeros auxilios, técnicas) bajo estándares de los códigos NFPA.

- Capacitación y entrenamiento de campo en el uso de sistemas contra incendios (extintores, mangueras, etc.).

- Cursos Técnicos de Higiene, Seguridad Laboral y Medicina Industrial

- Auditorías técnicas bajo ISO 14001 Y OSHA 18001.

- Instalaciones de protección contra incendios, mantenimiento y optimizaciones bajo estándares de los códigos NFPA.

- Primeros Auxilios, Socorrismo y Rescate.

- Seguridad en Espacios Confinados, Trabajos en Altura y Obras Industriales.

CONTACTO:
fuegonetargentina@gmail.com
carlosleston@yahoo.com.ar



domingo, 27 de agosto de 2017

SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS

Una partida de ajedrez donde el fuego nos canta “Jaque” constantemente 

El ajedrez tiene su origen en la India, más concretamente en el Valle del Indo, y data del siglo VI d.C. 

Originalmente conocido como Chaturanga, o juego del ejército, se difundió rápidamente por las rutas comerciales, llegó a Persia, y desde allí al Imperio bizantino, extendiéndose posteriormente por toda Asia. 

El ajedrez no es un juego de azar, sino un juego racional, ya que cada jugador decidirá el movimiento de sus piezas en cada turno. El desarrollo del juego es tan complejo que ni siquiera los mejores jugadores (o los más potentes ordenadores existentes) pueden llegar a considerar todas las posibles combinaciones: aunque el juego solo pueda desarrollarse en un tablero con solo 64 casillas y 32 piezas al inicio, el número de diferentes partidas que pueden jugarse excede el número de átomos en el universo (véase: Número de Shannon). 

En la estrategia ajedrecística se suelen definir dos tipos distintos de elementos. Por una parte, están los elementos estáticos, que influyen en la partida durante largos períodos. Por otro lado, están los elementos dinámicos, que influyen durante un periodo más breve. 

A menudo, las decisiones estratégicas consisten en elegir cuál entre todos los elementos es el más importante. Increíble no es así?, ahora, cuando llevamos a cabo el diseño y desarrollo de un sistema de gestión sobre Seguridad contra Incendios, iniciamos casi sin saberlo, una partida nueva que (aunque no se trata de un juego) tiene mucho de la complejidad del ajedrez. 

De la misma manera como en los movimientos en el tablero, la seguridad contra incendios NO ES UN JUEGO DE AZAR, sino y tal como se menciona anteriormente es un juego RACIONAL donde el jugador (profesional en seguridad contra incendios) decidirá los mejores movimientos de sus piezas (sistema de gestión). 

Luego de muchos años en la especialidad, veo con preocupación que en la enorme mayoría de los casos la gestión de Seguridad contra Incendios en los establecimientos (empresas, edificios, escuelas, centros de eventos, locales bailables, etc.), solamente considera 1 o a lo sumo 2 de los pilares fundamentales que componen un sistema de gestión al respecto. 

La seguridad contra incendios es demasiado compleja y requiere de jugadores (profesionales) con conocimientos muy específicos y adecuadamente asesorados en cuanto a nuevos sistemas y tecnologías de protección contra incendios para incorporar a su sistema de juego (gestión). Un estudio minucioso de la carga de fuego, formación de brigadistas contra “incendios” y el trazado de las rutas de evacuación NO IMPLICA que la partida (gestión de riesgos de incendios) esté debidamente diseñada ya que las estrategias son en extremo limitadas si nos conformamos solamente con éstos puntos, entonces el fuego nos canta JAQUE, aunque casi nunca lo escuchamos. 

Un adecuado programa de Seguridad contra Incendios se sostiene sobre 4 (sí, cuatro) pilares fundamentales: 1) Seguridad PASIVA o estructural 2) Seguridad PREVENTIVA o prevención del fuego 3) Seguridad ACTIVA o extinción del fuego 4) Seguridad HUMANA o evacuación Éstos 4 pilares son parte fundamental del andamiaje que sostiene la enorme estructura de seguridad contra el fuego, ninguno de ellos es independiente de los demás, ninguno de ellos puede faltar en un sistema de gestión, y en ningún caso debemos conformarnos con el desarrollo parcial del plan de seguridad contra el fuego. 

Muchas veces se destinan partidas presupuestarias para el equipamiento “profesional” de los brigadistas, dotándolos erróneamente con elementos destinados a bomberos profesionales (voluntarios o nó), hemos visto muchas veces gabinetes con hermosos trajes estructurales, cascos, botas, guantes, equipos autónomos, y un hacha grande (nunca supe para qué), algo que con todo respeto me parece un disparate. Tampoco sirve entrenar nuestros equipos de brigadistas en escenarios extremos que nada tienen que ver con su realidad. 

En Argentina tenemos varios centros de entrenamiento especializados y algunos de ellos simplemente espectaculares, pero en todos los casos se diseñan para la preparación de bomberos profesionales, ninguno es específico para capacitar y entrenar a un brigadista. Hasta puede ser en extremo peligroso no saber utilizar un extintor de fuego adecuadamente y en diferentes escenarios, además los extintores pueden ser herramientas muy peligrosas si no se conocen sus riesgos operativos, entrenar en éstos puntos es fundamental. 

La seguridad PASIVA es materia pendiente en la inmensa mayoría de los establecimientos, en muchos casos es directamente antieconómico y tremendamente difícil adecuar un establecimiento a las directivas y normas de aplicación, simplemente porque ninguno de ellos fue diseñado desde el punto de vista de seguridad contra incendios y hasta de la protección a sus posibles ocupantes, cuesta creerlo pero es así lamentablemente. Otra vez el fuego nos canta “JAQUE”. 

Por supuesto que muchas cosas pueden mejorarse, por ejemplo la protección eléctrica, eliminar materiales muy combustibles que son innecesarios, el simple reemplazo de sillas de materiales sintéticos espumados por similares en madera es un muy buen punto por ejemplo, y sobre todo en la disminución de generación de humos. 

También la aplicación de pinturas intumescentes, paneles, lana de roca y demás, podrían instalarse sin mayores modificaciones, claro, con presupuestos altos. 

Sin duda alguna, diseñar nuestra estrategia de juego sin poder contar con la ayuda de los sistemas de protección pasiva adecuados, acota inexorablemente nuestros movimientos en el tablero de gestión, es entonces donde deberemos recurrir a la ayuda de otro de los pilares que pueden servir y mucho en nuestro juego, me refiero a la PROTECCIÓN PREVENTIVA, todo aquello que pueda evitar un inicio del fuego, a sabiendas que nuestros sistemas pasivos se encuentran restringidos o directamente inexistentes sería una excelente salida y evitaríamos en cierta forma otro “jaque” del fuego. 

La protección preventiva se fundamenta específicamente en la educación en prevención del fuego, implica entre otras cosas evaluaciones de los sistemas operativos en los establecimientos, orden y limpieza (la mejor forma de evitar incendios), incremento en las inspecciones rutinarias, educar a todo el plantel (no acotar todo en las brigadas), para de ésta manera lograr un nivel de educación y compromiso tal que permita disminuir el riesgo de incendio. 

Recién entonces pasamos a las brigadas, pero pensando seriamente en la manera en que formaremos éstos equipos, debemos respetar cada paso desde la selección del brigadista hasta su educación, sin olvidarnos las prácticas periódicas en el mismo terreno que deben proteger. En muy fácil usar un extintor, también es muy fácil accidentarse usando un extintor, alguien disparó un ABC en un lugar cerrado y con fuego? Es sólo un ejemplo, también la electricidad estática vaciando un CO2 puede llegar hasta ser fatal si nos encontramos en una atmósfera clasificada. Jaque !! Por éstas razones tengamos mucho cuidado en cómo vamos a formar nuestros equipos !! 

El cuarto pilar en la partida, refiere en la Seguridad HUMANA o evacuación, y aquí debemos detenernos para analizar en profundidad que entendemos por Seguridad Humana y Evacuación, ya que no se trata simplemente de poner carteles e indicar caminos en un cróquis. Para poder llevar a cabo un análisis profundo de nuestros sistemas de protección humana, tendremos que tener en cuenta muchas variables que quizás hasta podrían no estar consideradas en la normativa vigente, es por eso necesario recurrir a códigos (NFPA 101) que nos ayuden a definir el tema y poder de ésta manera diseñar nuestras estrategias preventivas. 

La Seguridad contra Incendios es entonces un mundo de singular complejidad donde todo está relacionado con todo, por eso nunca debemos utilizar parcialmente los recursos disponibles (y los que no lo están) para diseñar nuestra forma de gestión. 

Debemos como en el ajedrez, mover nuestras piezas con inteligencia, buscando asesoramiento en profesionales debidamente especializados, y evaluar la mejor estrategia para optimizar los recursos económicos y en equipamiento, siempre teniendo presente que NO ESTAMOS FORMANDO BOMBEROS !! 

Protección Pasiva o estructural, Prevención, Extinción y Seguridad Humana, todo junto garantizan un excelente diseño en el sistema de Gestión en Seguridad contra Incendios en nuestros establecimientos. 

Carlos Alberto Lestón 
Profesor y Especialista en Seguridad contra Incendios 
Fuegonetargentina.blogspot.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario